Voto nulo, ¿voto de protesta?

Un argumento fundamental del movimiento anulista es que el voto nulo envía una señal clara de desaprobación hacia los políticos, mientras que abstenerse de votar podría interpretarse simplemente como falta de interés por parte de los ciudadanos. Sin embargo, el aumento del voto nulo en 2009 no tuvo esa intencionalidad; en realidad, se debió en gran medida a  errores atribuibles al nuevo diseño de la boleta electoral y a las coaliciones que formaron los partidos políticos.

En las últimas semanas ha cobrado fuerza en diversos medios la convocatoria para anular el voto en las próximas elecciones intermedias de 2015 . Algunos promotores de esta iniciativa argumentan que el movimiento anulista del 2009 fue decisivo para que la clase política se percatara del desencanto ciudadano y pusiera en marcha una reforma electoral que incluyó la reelección legislativa, la consulta popular y las candidaturas independientes, entre otras.

La gráfica de abajo muestra el porcentaje de votos nulos en las elecciones federales entre 1991 y 2012. En las elecciones de Diputados Federales de 1991 el voto nulo fue de 4.8%, una cifra considerablemente alta en comparación a las elecciones celebradas entre 1994 y 2006, cuando el voto nulo rondó entre 2.3% y 3.4%. En 2009, cuando surgió el movimiento anulista, el voto nulo alcanzó su máximo histórico para las elecciones de Diputados con 5.4%.

Historico

Aunque 2009 siempre se utiliza como referencia, en realidad 2012 también tuvo un alto porcentaje de votos nulos (5%). De hecho, en la elección de Senadores de 2012 se registró el mayor porcentaje de voto nulo para cualquier cargo federal durante el periodo: 5.5%. De manera un poco extraña, ese mismo año sólo se registró 2.5% de votos nulos en la elección de Presidente.

Lo natural sería atribuir el aumento del voto nulo en 2009 al movimiento anulista. Incluso, el voto nulo de 2012 podría explicarse por la inercia de 2009. ¿Pero por qué dicha inercia no se reflejó en la elección de Presidente?

La razón es que el aumento del voto nulo en 2009 y 2012 no fue un acto deliberado de los votantes sino un error atribuible a las nuevas reglas para las coaliciones electorales. Antes de 2009, los partidos coaligados aparecían en la boleta electoral con un solo emblema (el de la coalición). Sin embargo, para la elección de 2009 se estableció que los partidos coaligados debían aparecer por separado en la boleta electoral. A partir de entonces, el elector puede elegir a uno de los partidos coaligados o a dos o más que conforman la coalición. Por ejemplo, en el caso de la coalición PRI-PVEM de 2009, el elector podía marcar el emblema del PRI, del PVEM, o ambos.

Las nuevas reglas provocaron que algunos votantes marcaran por error los emblemas de uno o más partidos que no estaban coaligados: algunas alianzas como la del PRI y el PVEM fueron parciales, de modo que dichos partidos estuvieron coaligados en un distrito, pero no en otro. En la eleccion de Presidente de 2012 este problema fue menor, pues las coaliciones para ese cargo aplican en todo el territorio nacional. Además, tanto en 2009 como 2012, también existieron coaliciones para diferentes cargos; por ejemplo, dos partidos pudieron estar coaligados en la elección de Gobernador pero no en la de Diputados Federales. De ahí que el voto nulo provino principalmente de estados con elecciones locales y federales concurrentes.

Luego de la elección de 2009, el IFE realizó una muestra de paquetes electorales para determinar las razones del voto nulo. En 2012 repitió el mismo ejercicio. Vale mucho la pena revisar detalladamente los documentos:

La tabla de abajo resume los principales hallazgos de estudio muestral del IFE. La tabla muestra el % total de votos nulos, dependiendo de la intencionalidad de los votantes: intencional, por error, y por otras situaciones que son difíciles de establecer. Como se observa, el voto nulo intencional llegó a ser de 3.4% en la elección de 2009, cifra prácticamente igual a los votos nulos registrados en la elección intermedia anterior (2003).

Año Cargo Total Intencional Por Error No definido
2009 Diputados 5.4 3.4 1.9 0.1
2012 Diputados 4.96 2.1 2.8 0.1
2012 Senadores 5.52 2.1 3.4 0.1
2012 Presidente 2.47 1.0 1.4 0.1

En la elección de 2012, el voto nulo no-intencional o “por error” les costó al PRI y al PVEM aproximadamente 642,461 votos (26% del total de votos nulos). Estos votos pudieron tener efectos decisivos en el resultado electoral. Por ejemplo, si todos esos votos nulos hubieran sido contabilizados a favor del PRI, dicho partido hubiera ganado 13 distritos más.

La tabla de abajo muestra el número de distritos que ganó cada partido o coalición en la realidad (“Observado”) y lo contrasta con dicho escenario hipotético. El escenario se construyó al asignar al PRI el número de votos con marca del PRI y PVEM en los distritos donde dichos partidos no estuvieron coaligados. La información por distrito proviene del estudio muestral de 2012 del IFE.

Observado Hipotético
PAN 52 44
PRI 52 65
PRI+PVEM 122 122
PRD 71 66
PVEM 3 3

Así pues, en la próxima elección de 2015 el movimiento anulista no sólo deberá diferenciarse de los ciudadanos que se abstienen de votar, sino también del voto nulo que se contabiliza de esa manera por un error del votante.


 

Javier Aparicio hizo notar en 2012 el mismo punto:

El voto nulo promedio para Diputados en los 101 distritos SIN coalición PRI-PVEM fue 7.8%, mientras que en los 199 distritos CON coalición fue de 3.6%. Por lo tanto, es posible que PRI haya perdido algunos diputados por “votos nulos no intencionales” y no tanto por un sofisticado “voto diferenciado

Su post está aquí.

Fuente: http://javieraparicio.net/2012/07/15/voto-nulo-coaliciones-2012/

One thought on “Voto nulo, ¿voto de protesta?

  1. Pingback: ‘Voto nulo’ es optar por desmovilizarnos | LoQueSigue.TV

Leave a Reply